No lo que entra por la boca contamina al hombre; pero lo que procede de la boca, eso es lo que contamina al hombre

No lo que entra por la boca,
mas lo que por ella sale
demuestra lo que se vale
y todas las almas toca,
las incita, las provoca
a reconocerse en
lo compartido también,
por ello no hay más salud
que el Amor y Plenitud
que gozoso das. Amén.

Jesús María Bustelo Acevedo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada