El Pensador de Rodin

¡Levanta la cabeza,
Rodín meditabundo,
y mira en lo profundo
del alma la belleza,
y toda tu tristeza
vendrá a quedar en nada,
tu duda disipada,
descorridos los velos
y abrazando los Cielos
se alzará tu mirada!

Jesús María Bustelo Acevedo

¿La Tierra es plana, Selene?

¿La Tierra es plana, Selene?
¡Tú lo tienes que saber,
que de arriba puedes ver
la forma que el mundo tiene!
Que lo sea le conviene
a la rigidez humana
y a su estéril mente plana
que de vanidad rebosa
y que al ignorarte, Diosa,
nunca ha dado en la diana.

¡Plana es la mente y la Tierra
del que venera la guerra!

Jesús María Bustelo Acevedo

¡Menos peregrinos y más barato el vino!

Se gentrifica Logroño,
y un desfile peregrino
pide abaratar el vino,
¡que ya está muy caro, coño!
Y uno que se llama Toño,
algo menos borrachín,
en el pecho luce un pin
en el que pide trabajo,
y con los versos de abajo
al desfile pone fin...

(Y si leerlos le place,
haga click en este enlace).

Jesús María Bustelo Acevedo

Mal de muchos...

A mí me consuela el karma,
me dijo una chiclanera
antes que le respondiera:
¡vaya consuelo, mi arma!
Si eso del karma es el arma
que justifica el dolor,
el que viva del amor
se rendirá ante ese duelo
al que invita tu consuelo
que no es tan consolador.

Jesús María Bustelo Acevedo

aHimsa sen lah kosa!

aHimsa sen lah kosa:
de la propia cloaca
se va sacando caca,
y en lo demás se posa
la sustancia apestosa,
con lo que el viejo troll,
que aunque se llame Sol
no da luz y se gasta,
viene a ganar su pasta
con estilo español.

Jesús María Bustelo Acevedo

¿Alcanzar la felicidad?

¿Alcanzar felicidad?
Pues si a alcanzarla te lanzas
amén de que no la alcanzas
te quedas sin libertad...
¿Quién es esa autoridad
que los infelices oyen
tan sólo porque desoyen
lo que dice el corazón?
¡Siempre es la misma ilusión,
por más que se emperifollen!

Jesús María Bustelo Acevedo

¡Ya estamos en Julio, Julio!

Ya estamos en Julio, Julio,
y esperemos que el gran Helios
y todos los Evangelios
engrandezcan mi peculio,
y que tú, mi contertulio,
lo que para mí deseo
recibas con jubileo,
como todo domicilio
que precise tal auxilio...
¡Amén! ¡Feliz veraneo!

Jesús María Bustelo Acevedo