Un Tío Blanco Hetero

Paladín del sistema
jerárquico y fullero,
un tío blanco hetero
y su gran monotema
jamás será un problema
para la corrupción,
más bien es distracción,
que las élites finas
en sus vanas pamplinas
encuentran protección.

Y el tío blanco hetero,
bombo, halago y dinero.

Jesús María Bustelo Acevedo

El mañana y la mañana

Si el mañana no es hoy,
el mañana no es nunca,
y se atranca y se trunca,
y no eres ni soy,
ni te das ni me doy,
porque siempre es mañana
luminosa y ufana
que nos ama, amanece
y en el alma nos crece
límpida y soberana.

Jesús María Bustelo Acevedo

Si eres simplón, ¡simplifica!

Si eres simplón, simplifica,
que todos los pluriversos
infinitos y diversos
no caben en mente chica,
lo que sólo significa
significativamente
que siendo chica de mente,
que no demente mujer,
siempre te va a parecer
todo ajeno tras tu frente.

Jesús María Bustelo Acevedo

¡Oksana en el cielo!

¡Oksana en el cielo!,
el cielo que temen
las niñas de Femen,
el cielo, que el velo
del zafio camelo
que no las libera
transforma en quimera,
y al que los cojones
de sus dos pezones
hoy quieren que muera.

¡El cielo suicida
del que odia la vida!

Jesús María Bustelo Acevedo

Prostitución Española de 1978

¡Prostitución Española
del año setenta y ocho!
¡Como le sale del chocho,
la princesa de la trola
nos dice que ya no mola,
que inclusiva debe ser,
para que toda mujer
que no se trague su bulo
se limpie con ella el culo
como yo lo suelo hacer!

Jesús María Bustelo Acevedo

Los puteros de Susana

Los puteros de Susana
visitan el puticlú,
puticlú que pagas tú
porque a ella le da la gana,
que la noche sevillana
ofrece al zafio machista,
rojo, facha o socialista,
carne joven y explotada
por la que nunca hizo nada
la Susy más feminista.

Jesús María Bustelo Acevedo

¡Peligros del psicoanálisis!

¡Peligros del psicoanálisis!...
Pulsiones y convulsiones
reprimidas, perversiones
y placebos y parálisis...
¿Para qué? ¡Para el análisis
de la humana y del humano
por un cerebro mundano
cuya torpe evaluación,
en vez de dar solución,
se los pasa por lo vano!

¡Secta de un fálico cetro!...
¡o así al menos lo interpetro!

Jesús María Bustelo Acevedo