A Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo

Todas las cosas están bien
si a Dios amamos sobre ellas,
y así se vuelven simples, bellas,
como las flores del Edén...
Ámate tú, y ama también,
con ese Reino sobrehumano
que hay en el alma, a cada hermano
y a cada hermana, que el Amor
tiene su imperio en tu interior
y allí se expande soberano.

Jesús María Bustelo Acevedo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada